Publicidad
Lunes, 15 Febrero 2021 21:46

Critica de la película MALCOLM y MARIE (Netflix): De más a menos en una montaña rusa de emociones

Escrito por  Publicado en Críticas películas 2021-2022

Con Zendaya (Euphoria HBO) y el hijo de Denzel Washington, John David


Supongo que recordarán que hace unos años Netflix nos ofrecía la cruda “Historias de un matrimonio”. Película donde se diseccionaba de manera real, cruda, sin concesiones, lo que ocurre cuando el amor deja de ser lo que un día hizo que pensáramos que el futuro sería eterno al lado de una persona. En la película de Noah Baumbach, la dupla Adam Driver & Scarlett Johansson se “destrozaban emocionalmente”. Curiosamente, esa intensidad quedaba eclipsada, en la memoria del espectador, por una Laura Dern que se comía la pantalla. Y los premios que recibió por su papel de abogada “cabrona” así lo certificaron.

Pues ahora nos llega, también en Netflix, “Malcolm & Marie” de Sam Levinson. Película que se ha vendido, de manera machacona, como la consagración definitiva de Zendaya a nivel actoral. Y también como un reflejo de cierto tipo de relaciones de pareja. Quien estas líneas escribe, se acercó a esta película con mucha curiosidad. Teniendo claro eso sí, que quizás había más de obra de teatro que de película. Porque en sus 106 minutos, como decorado sólo tenemos una casa, en ciertos momentos sus exteriores y sólo tenemos dos actores. La anteriormente citada Zendaya y un John David Washington que deja claro que las críticas sobre su nivel interpretativo tras “Tenet” tienen menos contundencia que la taquilla  de la misma. Es el hijo de Denzel Washington, pero en unas décadas, quizás lo que se lea sea “el padre de John David Washington”.


He dicho dos actores. Miento: son cuatro. Porque la casa tiene vida propia y la música que acompaña a gran parte del metraje también. Vamos por partes: la casa. Lo que consigue Sam Levinson en la dirección es brutal en este aspecto. Hace que cada rincón de la casa respire, salgan o no los protagonistas en pantalla. Y cuando lo hacen, uno se pregunta cómo demonios han calculado cada plano, para que no parezca nada forzado, para que sea natural, para que olvidemos que es una película. Por poner un ejemplo, Zendaya tomando un baño, Washington acercándose desde fuera de la casa, pero todo formando un cuadro visualmente hermoso. Jodidamente hermoso, como también lo es escuchar clásicos como Dionne Warwick y Duke Ellington entre otros. Acompañando a las conversaciones entre esta pareja. Conversaciones que desgraciadamente no acaban de “matar” a un servidor.

Me explico, algo falla más allá de ese virtuosismo a la hora de rodar, de crear belleza en las imágenes, de ofrecer una realidad falsa, como si fuera una película 3D y estuviéramos completamente dentro. Y es que se abusa de dichos diálogos, de unos monólogos que funcionan en una primera dosis, pero acaban produciendo deja vú en una segunda/tercera dosis. Cualquier espectador sabe que toda película tiene una escena, “la escena”, donde los actores/actrices sueltan un monólogo/diálogo que se te clava dentro. Y aquí el problema es que se intenta acuchillar demasiadas veces al espectador. Para encima dejarlo igual. Y es una pena. Porque la película empieza muy inteligentemente hablando de cine, de racismo, de la industria del cine, para ir derivando sin que casi te des cuenta en una montaña rusa de emociones, reproches y sinceridad entre una pareja. Pero al final la sensación que queda es que como una montaña rusa, uno siempre se queda con un looping, una bajada. Porque si se repiten demasiado, al final todas gustan pero no quieres volver a subir por ninguno en concreto.

“Malcolm & Marie”, todo sea dicho, es una buena película. Pero si me dan a elegir, en lo que a discusiones de pareja se refiere, no la pongo en mi top cinéfilo. Puede aspirar a medalla, pero nunca le quitará el trono a la intensidad que ofrecieron Paul Newman y Elizabeth Taylor en “La gata sobre el tejado de zinc”. Llamadme clásico, pero esos reproches, esa mirada de resignación de los dos, no tiene precio. Aunque Zendaya y en especial Washington estén brillantes. El guión les ofrece momentos, demasiados momentos y eso juega en su contra.

Comentarios (0)

Escribir comentario

Publicidad
Publicidad

¡CEC, SIEMPRE con la CULTURA!

¿Tienes un grupo musical? ¿Escribes poesía y no tienes donde publicarla?

¿Vas a estrenar una obra de teatro? ¿Has rodado un corto? ¿Has publicado un libro?

¿Tienes una película entre manos? ¿Estás organizando un casting y quieres tener el máximo de aspirantes?

¡Cualquier proyecto o trabajo creativo es bienvenido!

Si conoces bien nuestro portal y tienes un proyecto cultural afín, www.culturaencadena.com te presta un espacio EN PORTADA.

¡Envíanos un e-mail a la dirección de correo electrónico Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.

CEC, SIEMPRE con la CULTURA.

CEC, siempre con SERVICIOS para sus SEGUIDORES.

¿Eres un fiel seguidor de www.culturaencadena.com y te gustaría colaborar de manera ocasional o regular?

¡Envíanos un e-mail a Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Usted necesita tener Javascript activado para poder verla.  y explícanos cómo te gustaría formar parte de nuestro portal!

¡Y si tienes una IDEA original, te ponemos una sección! ¡Somos fans de las IDEAS que se diferencien de un más-de-lo-mismo-de-siempre!

CEC, SIEMPRE con la CULTURA.

CEC, SIEMPRE con sus SEGUIDORES y COLABORADORES.

Últimos comentarios